Tecnologías

Tecnologías de reciclado

La investigación en nuevas tecnologías de reciclado, ya sean de tipo mecánico, químico o enzimático, permite superar las limitaciones que hoy en día existen para dar una segunda vida a los residuos.

En ITENE trabajamos junto a empresas innovadoras y en consorcios internacionales para desarrollar las tecnologías que ya están revolucionando la manera de reciclar los residuos para transformarlos en nuevos productos y hacer realidad el modelo de economía circular por el que apostamos.

Laboratorio de reciclado ITENE
Tecnologías de reciclado de materiales sostenibles packaging
reactores del laboratorio de ITENE de reciclado

Reciclado mecánico

El reciclado mecánico consiste en triturar los residuos plásticos, lavarlos y separar los contaminantes o impurezas presentes para posteriormente introducirlos en una extrusora para fabricar granza reciclada.

Este proceso puede verse limitado por la presencia de contaminantes o estructuras multicapa, la degradación de los materiales (como consecuencia del propio reciclado), su uso o su falta de homogeneidad.

Para hacer frente a esta problemática y mejorar las propiedades de los residuos plásticos, actualmente se emplean diferentes estrategias basadas en compatibilización, reestabilización o mezcla con material virgen mediante extrusión. En este sentido, la dispersión de los aditivos en el material plástico juega un papel clave para conseguir unas propiedades óptimas.

Aun así, estas alternativas tienen limitaciones cuando se trata de materiales reciclados con una alta heterogeneidad, degradación y/o presencia de contaminantes, y su uso se reduce principalmente a aplicaciones de bajo valor añadido.

Reciclado químico

El reciclado químico es la tecnología que emplea procesos químicos o agentes que afectan a la composición química de los polímeros, siempre excluyendo la valorización energética o incineración, y permite dar respuesta a algunas de las limitaciones del reciclado mecánico. Para ello se emplean procesos de disolución selectiva y de despolimerización. Los productos obtenidos de estos procesos pueden ser reprocesados para la obtención de nuevos plásticos.

 

gráfica sobre reciclado

El reciclado químico abarca distintas rutas y procesos de reciclado avanzados, que permiten la valorización de los residuos plásticos más complejos.

A partir de cada una de estas rutas, se pueden obtener distintos tipos de productos, como puede ser un plástico postconsumo descontaminado o desodorizado, monómeros y/o oligómeros, productos de alto valor para la industria química y/u otros compuestos intermedios.

A su vez, a partir de estos compuestos es posible obtener, entre otros, nuevos plásticos de mayor pureza, con una calidad que puede ser similar a los obtenidos a través de fuentes no renovables, permitiendo incluso su utilización en envases alimentarios.

Ventajas del reciclado químico

Proceso de despolimerización

El reciclado químico permite superar las limitaciones que presenta el reciclado mecánico al hacer posible:

  • Tratamiento de materiales multicapa.
  • Aplicaciones aptas para contacto alimentario de algunos polímeros (PP, PE o PS).
  • Eliminación de tintas en plásticos.
  • Desodorización de plásticos reciclados.
  • Eliminación de contaminantes peligrosos.

Reciclado enzimático

El reciclado biotecnológico consiste en el tratamiento de las fracciones plásticas no recicladas mediante la acción de microorganismos, insectos o enzimas. En particular, el reciclado enzimático hace posible la despolimerización de fracciones plásticas no recicladas mediante la acción de enzimas, capaces de romper la estructura polimérica.

En los últimos años, se han desarrollado diversas enzimas capaces de atacar diversos polímeros como el PET o el poliuretano, aunque cada vez más se están centrando los esfuerzos en el desarrollo de este tipo de catalizadores biológicos para el tratamiento de otras fracciones como las poliamidas o poliolefinas.

Ventajas del reciclado enzimático

1. Debido a la enorme especificidad de sustrato que presentan los enzimas, esta tecnología representa una potente herramienta para tratar fracciones complejas o heterogéneas -es decir, que contienen diversos impropios- al permitir la despolimerización de un polímero en particular sin la necesidad de llevar a cabo complejos pretratamientos para su clasificación.

El reciclado enzimático o biotecnológico permite superar las limitaciones que presenta el reciclado mecánico y químico al hacer posible:

    • Tratamiento de materiales multicapa.
    • Tratamiento de polímeros presentes en fracciones mezcla o de rechazo.
    • Tratamiento de microplásticos.
  1. Otra de las ventajas de este tipo de procesos es su bajo consumo energético, ya que tienen lugar en condiciones de temperatura y pH suaves (rango biológico). Además, siempre tienen lugar en medios acuosos, con lo que su impacto medioambiental es bajo.
  2. De esta forma, la biotecnología también permite la obtención, a partir de residuos plásticos, de productos de alto valor añadido, entre los que se encuentran polímeros con propiedades similares a los polímeros vírgenes.
  • ¿En qué puedo ayudarte?

    Antonio Dobón foto
    Antonio Dobón

    Gerente del Área Tecnológica de Reciclado y Valorización de Residuos

    *
    *
    Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.