Contacto

Por teléfono:
Llámanos al 961 820 000.
Fax: 961 820 001.

Por correo electrónico:
Rellena el siguiente formulario y envíanos tu consulta.

Dirección:
Parque Tecnológico
C/ Albert Einstein, 1
46980 Paterna · Valencia

Cómo llegar
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
Asunto*
Mensaje*
<span>Espa&#241;ol</span><span>English</span><span>Valenci&#224;</span><span>中文</span>
CONTACTO
InicioBlogEnvase alimentario, un futuro de grandes posibilidades
15
febrero
2012

Envase alimentario, un futuro de grandes posibilidades

La industria agroalimentaria ha resultado ser una de las más innovadoras. Es innegable el esfuerzo que realiza para dotar de valor añadido a sus productos. Los productos refrigerados y congelados ocupa cada vez más lineales. Productos a los que se ha añadido valor mediante la preparación, transformándolos de alimento a comida y que son un complemento perfecto para los actuales estilos de vida.
vgama

En España, el 30% de los hogares se compone de una o dos personas. Supone la existencia de estructuras familiares emergentes que conviven con la familia nuclear, que tienen otras necesidades y precisan productos y servicios dimensionados para su realidad social.

Los alimentos refrigerados o congelados se presentan como una solución excelente para satisfacer estas necesidades. El éxito del que disfrutan en los lineales se debe, también, a un packaging que tiene en cuenta las cantidades. Raciones para una o dos personas que permiten variar la dieta a diario.

La ciencia ha contribuido al éxito de esta gama de productos. En el caso de los alimentos refrigerados se han generalizado los nuevos sistemas de envasado en atmósferas modificadas, la inclusión de aditivos que prolongan la vida útil del alimento sin alterar sus cualidades organolépticas.

La siguiente innovación que prevemos se extenderá en poco tiempo es la generalización de envases inteligentes que informan de la correcta conservación del alimento a través de la cadena de frío. Ya se han desarrollado sensores que informan de un simple vistazo si se ha alterado la cadena de frío y cuando o si el estado microbiano del alimento le hace recomendable para su consumo. Cuando abramos la nevera no será necesario buscar y desentrañar la fecha de caducidad o intentar decidir a través del olfato si el alimento está en condiciones de ser consumido. Una simple mirada será suficiente.

Asistimos también al desarrollo de envases que aporten algo más que contener el producto, protegerlo, alargar su vida útil o informar sobre su estado. El envase se ha convertido también en el recipiente de preparación de la comida e incluso en el plato.

Ahora se trata de desarrollar envases capaces de calentar o enfriar el contenido, sin necesidad de usar fuentes externas. Este tipo de envases ya se ha introducido con éxito en el caso de los líquidos, pero todavía le queda un largo recorrido que recorrer para que se generalice en alimentos sólidos: debe simplificarse y abaratarse para que resulte competitivo.

Estos avances en el envase alimentario tienen un mercado amplio que trasciende el consumo doméstico. Pensemos en situaciones de emergencia, o en el suministro que precisan diversos colectivos como los comedores colectivos o grupos en movilidad (militares, acontecimientos deportivos … etc)

El futuro es desarrollar estas líneas de investigación hasta obtener envases que satisfagan a un coste razonable todas estas necesidades. Esta línea de I+D+i también contribuirá a ser más eficientes en la gestión de la alimentación, un asunto sobre el que han advertido la FAO y la Comisión Europea. Disponemos ya de nuevas tecnologías de envasado más eficientes y entre todos debemos implementarlas para optimizar la producción y consumo de alimentos.

Autor: Javier Zabaleta Meri
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario