Contacto

Por teléfono:
Llámanos al 961 820 000.
Fax: 961 820 001.

Por correo electrónico:
Rellena el siguiente formulario y envíanos tu consulta.

Dirección:
Parque Tecnológico
C/ Albert Einstein, 1
46980 Paterna · Valencia

Cómo llegar
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
Asunto*
Mensaje*
<span>Espa&#241;ol</span><span>English</span><span>Valenci&#224;</span><span>中文</span>
CONTACTO
InicioBlogReducción de los tiempos de respuesta de los vehículos de emergencia a través de un sistema integrado de gestión y priorización semafórica
15
abril
2013

Reducción de los tiempos de respuesta de los vehículos de emergencia a través de un sistema integrado de gestión y priorización semafórica

El 66% de las muertes por accidentes de tráfico se producen en los primeros 20 minutos. La gestión correcta del tráfico y la coordinación de centros de gestión y servicios de emergencias, resulta vital para su gestión. Las nuevas tecnologías trabajan en la actualidad a favor de la correcta gestión de las emergencias y la reducción de los tiempos de respuesta.
Cada día se registra un alto número de emergencias de distinta índole que precisan de una correcta gestión y atención por parte de los servicios competentes.

Es el caso, por ejemplo, de los accidentes de tráfico, que en 2010 se cobraron 140 víctimas en las carreteras valencianas y resultaron de ellos 57 heridos graves. O el número de llamadas al servicio de emergencias 112, que en 2010 alcanzó, también en la Comunidad Valenciana, la cifra de 3.861.179, distribuyéndose en emergencias de tipo sanitario (37%), situaciones relacionadas con la seguridad ciudadana (26%), accidentes de tránsito (7%), demandas de intervención de los servicios de fuego, rescate y salvamento (6%), emergencias de tipo medioambiental (2%) y otros (22%).

La demora en la llegada de un vehículo de emergencia al lugar en que se produce un incidente tiene un impacto significativo en el ciudadano que se encuentra en situación de emergencia. La reducción de los tiempos de respuesta por parte de los servicios de emergencia supone una reducción en el número de víctimas mortales y en el número de lesiones graves, ya que muchas de estas lesiones pasan a ser leves o menos graves. Esto a su vez tiene un impacto importante en la reducción de costes sanitarios. En el caso de los equipos sanitarios, esta mejora de los tiempos de respuesta puede llegar a reducir las tasas de mortalidad entre un 6 y un 11%.

Conscientes de esta situación y de la importancia de la premura que requieren este tipo de actuaciones, en algunos países europeos han establecido por ley un tiempo máximo de llegada de los servicios de emergencia al lugar de un accidente. Así, en Alemania se garantiza que los servicios de urgencia lleguen antes de 12 minutos, en Gran Bretaña antes de 8 minutos y en Dinamarca en 5 minutos.
 
En el caso español se está constantemente trabajando en este aspecto y en ciudades como Valencia se ha conseguido reducir el tiempo de respuesta de los agentes de seguridad, por ejemplo, a valores en torno a los 6-7 minutos. Pese a estas mejoras, la demora media en la llegada al lugar en que se produce un accidente oscila entre los 25 y los 38 minutos (según datos del Observatorio Nacional de Seguridad Vial), en cambio, diversos estudios muestran que el 66% de las muertes por accidentes de tráfico se producen en los primeros 20 minutos y algunos expertos afirman que entre un 10 y un 25% de las víctimas se podrían salvar si recibieran la atención adecuada en el momento del accidente; de aquí la importancia de actuar de la manera más inmediata posible.

Gestión actual de las emergencias

La dinámica general seguida a la hora de gestionar una emergencia comienza con la recepción de la llamada por parte del servicio urgente que se precisa (Policía, Guardia Civil, Bomberos, Emergencias Sanitarias…) o directamente a través del centro de emergencias (112). Esta llamada es atendida en el centro correspondiente donde se recogen todos aquellos datos precisos para su correcta gestión y, en caso necesario, se deriva al servicio competente. Tras recopilarse toda la información acerca del incidente, se pone en marcha el protocolo de actuación, movilizando los recursos necesarios y realizando el seguimiento de la misma hasta el momento en que la persona es atendida conforme a sus necesidades.

En la Comunidad Valenciana existe el servicio 112, encargado de la atención de las llamadas de urgencia, la obtención de la información necesaria para los medios operativos y el aviso a los servicios de emergencia.

Al efectuar una llamada al 1-1-2, ésta es encaminada al Centro de Coordinación de Emergencias autonómico. Una vez atendida la llamada por parte de un operador se procede, conforme a planes y procedimientos muy concretos, a una toma de datos que clarifiquen el lugar del incidente, su naturaleza, circunstancias, personas afectadas, gravedad del mismo, etc. En función de los datos aportados se tipifica el incidente y se alertan a los servicios competentes y a aquellos que deban estar informados del mismo. Estos servicios operativos toman la decisión de los recursos que movilizan; el 112 no moviliza recursos, únicamente alerta servicios. Cuando un incidente es gestionado por varios servicios operativos, el cierre o finalización del mismo se obtiene cuando todos y cada uno de los servicios ha dado por finalizada su actuación.

Según  datos  ofrecidos  por  la  Generalitat  Valenciana,  el  tiempo  medio  de  atención  de  la  llamada, recopilación de la información, aplicación de protocolo e inicio de avisos a las agencias integradas en el sistema es de 180 segundos.

Dada la notable importancia del tiempo de respuesta en la gestión de las emergencias y a sabiendas que éste no viene únicamente definido por el tiempo de gestión de la emergencia en sí, sino que se ve afectado por factores externos como los estados de tráfico (atascos, desvíos, obras, accidentes…) o las condiciones meteorológicas, y que estos factores pueden incrementar los tiempos de respuesta notablemente; resulta imprescindible una correcta gestión del tráfico y coordinación de los centros de gestión con los servicios de emergencias.

Gestión actual del tráfico

En España existen diversas unidades encargadas de la gestión del tráfico. Por un lado la Dirección General de Tráfico (DGT), entre cuyas funciones está la gestión del tráfico de las vías interurbanas y la difusión de la información más completa a los usuarios de dichas vías de las condiciones de circulación y del estado de las carreteras y, por otro lado, los centros de Gestión de Tráfico (CGT), siendo éstos unidades de la DGT entre cuyas funciones se encuentran la dirección y gestión de los flujos del tráfico, la adopción de las medidas de gestión de tráfico a partir de un conocimiento de la situación actual y la evolución previsible de la circulación, la adopción de las restricciones a la circulación y de otras medidas de carácter administrativo para la gestión del tráfico y el establecimiento de los adecuados protocolos de coordinación para la actuación.

Valencia, por ejemplo, a través de su CGT, dispone de un sistema centralizado de Control de Tráfico que permite regular en tiempo real los semáforos para adecuarlos a las condiciones del tráfico. Mediante dicho sistema es posible modificar el tiempo de verde en cada acceso, el ciclo semafórico y la sincronización entre diferentes cruces para evitar que se generen colas, consiguiendo con ello reducir la demora y aumentar la velocidad de circulación. Este sistema permite tomar decisiones referentes a la movilidad de los vehículos en las calles al instante, según las circunstancias del tráfico. Existen iniciativas similares a las de Valencia, en lo referido al control del tráfico y la semaforización en tiempo real, en otras ciudades españolas.

El control semafórico puede aportar grandes ventajas para la circulación de los vehículos de emergencias, ya que actuando sobre los semáforos se puede reducir el tiempo de llegada al punto donde se ha registrado la emergencia, siendo éste en ocasiones vital.
Posibilidades futuras en la gestión de las emergencias

Como se ha comentado con anterioridad, en la actualidad ya se han desarrollado algunas soluciones tecnológicas como Advanced Traffic Management Systems y sistemas de información de tráfico en tiempo real. Además, los actuales centros de gestión de emergencias hacen uso de sistemas de detección automática de accidentes (e-call) y de sistemas de gestión de emergencias basados en cálculos estadísticos de rutas.

La mayor parte de los sistemas de gestión de emergencias actuales están centrados en obtener la mejor ruta para llegar al destino deseado (sistemas de información geográfica + GPS) y, en ciertas ocasiones, en detectar automáticamente donde ha ocurrido el accidente (redes de cámaras, sensores…).
 
Otras iniciativas, como los sistemas de navegación a bordo, han intentado disminuir la influencia del factor humano en la toma de decisiones, que intervienen en los tiempos de respuesta de los vehículos de emergencias.
vialibresimulador

Pese a la puesta en marcha de dichas tecnologías, se echa en falta la existencia de una interacción real entre los sistemas de gestión de tráfico y los vehículos de emergencias que funcione de forma integrada, así como la incorporación de la información de tráfico en tiempo real de que se dispone en los algoritmos de enrutamiento para el cálculo de la ruta óptima del vehículo de emergencias.

En esta línea trabaja la ciudad de Barcelona, a través de la creación de los “Corredores Verdes” de emergencias. Se trata de un sistema de control semafórico a través de un soporte informático por infrarrojos conectado con la red de regulación de tráfico, que facilita, a través de rutas establecidas, el paso de los coches de bomberos desde sus parques a los lugares de destino en caso de emergencia. A medida que el camión avanza, los semáforos se van poniendo en verde. Una baliza en el mismo poste, detecta la señal que emite el coche de forma que, cuando éste ya ha pasado, el semáforo recupera su ciclo habitual. La utilización de este sistema para otros vehículos de emergencia, como las ambulancias o los de guardia Urbana y Mossos, resulta, a priori, complicado, ya que sus itinerarios son menos previsibles que los de bomberos.

Vialibre: nuevos sistemas integrados de gestión de emergencias

Más allá se está trabajando en la actualidad en algunos proyectos, como es el caso del proyecto “Vi@libre”, que pretende desarrollar un sistema integrado de gestión de emergencias, capaz de mejorar los tiempos de respuesta, a través de la reducción del tiempo de ruta (técnicas punteras para el cálculo de rutas), la mejora de la coordinación global frente a una emergencia (intercambios de información fluidos) y la limitación en la toma de decisiones por parte del personal a bordo del vehículo de emergencias (reducción del estrés). La solución planteada por dicho proyecto pasa por la integración de cuatro bloques diferenciados que, utilizados en conjunto, ofrecerán una solución óptima en la gestión de las emergencias.
 
En  primer  lugar  se  plantea  el  desarrollo de  un  Sistema  Informático Centralizado de  gestión  de  la emergencia y seguimiento de flotas, el cual ofrece la posición de los vehículos de emergencias en tiempo real, así como la información acerca de la ruta a seguir por los mismos. No son válidos en este caso los actuales sistemas de comunicación inalámbrica, ya que comparten el ancho de banda con el resto de usuarios, viéndose limitada la disponibilidad de la conexión en situaciones de emergencia. Por tanto, en este caso se opta por la utilización de tecnologías TETRA, enviando a cada momento la posición del vehículo al centro de gestión y recibiendo de este la información acerca de la ruta a seguir.
Por otro lado, será necesaria la creación de un software de enrutamiento, el cual utiliza la información de tráfico en tiempo real, a través de una interfaz de intercambio de datos con los Centros de Gestión de Tráfico, que se valdrá para su desarrollo de un sistema de simulación de tráfico. Dicho simulador actúa como proveedor del estado de tráfico en tiempo real, además de proporcionar un entorno real de actuación semafórica, a fin de desbloquear la ruta de los vehículos de emergencias sin afectar al resto del tráfico de una forma contraproducente.
vialibreesquema
 
No se consideran adecuados los softwares de enrutamiento actuales, ya que usan una versión muy simplista de la dinámica del tráfico, basada en tiempos de conducción estáticos o en valores estadísticos por franja horaria, además de no contemplar perfiles propios de los vehículos de emergencias.

Como retos en esta etapa se plantea la obtención de las funciones y algoritmos de enrutamiento óptimos para el correcto desarrollo del software, de manera que se pueda solucionar el problema de un modo eficiente.

vialibre_software

En un tercer bloque se precisa de una infraestructura sensorizada que proporcione información adicional sobre los vehículos y el estado de tráfico. Dado que es tan necesaria la cobertura ofrecida como la precisión proporcionada  por  el  sistema,  este  proyecto  pretende  desarrollar  dispositivos  GNSS  basados  en Egnos/Galileo y métodos de localización basados en redes de sensores ad hoc, más amplios que los sistemas GPS actuales que se limitan a entornos urbanos y dependen de la constelación de satélites.

Por último, en dicho proyecto se pretende desarrollar un sistema de asistencia a la conducción que reduzca la atención requerida por parte del conductor para seguir la ruta óptima. Para ello, se minimiza la cantidad de  información  manejada,  así  como  su  participación  en  la  toma  de  decisiones,  a  través  de  una comunicación robusta con el Centro de Control y una interfaz de navegación sencilla. Es por ello que se desarrollan sistemas de comunicación inalámbrica en tiempo real V2C (VehicleTo Control) a través de redes TETRA y su correspondiente interfaz gráfica, utilizada por el conductor del vehículo de emergencias.

Todas estas tecnologías y desarrollos pretenden, en definitiva, lograr el aumento de las tasas de supervivencia y reducir el número de lesiones graves de los ciudadanos, al verse reducido el tiempo de respuesta ante una emergencia; la mejora de los actuales sistemas de gestión de emergencias, mediante su integración con los Centros de Gestión de Tráfico; la optimización de los servicios ofrecidos a los ciudadanos, directa o indirectamente a través de la reducción de los costes sociales; y el incremento de la seguridad vial tanto para vehículos de emergencias como para el resto de usuarios de la vía.

El proyecto Vi@Libre ha recibido financiación mediante la Convocatoria Innpacto del Ministerio de Economía y Competitividad y los Fondos FEDER de la Unión Europea.


innpacto_logo  487px-Ministerio_de_Economia_y_Competitividad_svg FEDER_fondos
Autor: Mª Dolores Herrero | ITENE
Etiquetas
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario